Comentarios acerca de “Sombras tenebrosas”.

Por Tamashi.

 Dark Shadows (Sombras tenebrosas, 2012) tiene muchos de los elementos que Tim Burton ha utilizado a lo largo de su carrera cinematográfica; es decir, seres sobrenaturales, contraste entre dos mundos, comedia, humor negro, escenarios góticos, amor romántico y claro, las actuaciones de Johnny Depp y Helena Bonham Carter. Sin embargo, Sombras tenebrosas no supera a las obras anteriores del director de Burbank ¿qué falló?

Johnny Depp… otra vez

Transcurre el año de 1792, época victoriana. La familia de Barnabas Collins emigra a Estados Unidos donde inician un exitoso negocio familiar. Desafortunadamente, Barnabas le rompe el corazón a la bella Angelique (Eva Green) porque se enamora de una dulce chica llamada Josette (Bella Heathcote). Víctima de celos, Angelique, quien en realidad era una hechicera, convierte al joven Barnabas en vampiro y lo entierra “vivo”.  Doscientos años después, Barnabas sale de su ataúd con la novedad de que se encuentra en un tiempo distinto y avanzado y que su familia está en la ruina.

Aparentemente, la historia pinta para ser entretenida pero el exceso de desarrollo de personajes llega a cansar. Lo rescatable son las ocurrencias de Barnabas y su actitud ante su nueva realidad. Podemos decir que Johnny Depp juega un buen papel de vampiro misógino, cómico y seductor, pero muy en el fondo se ve que no ha logrado salir de su personaje Jack Sparrow por más que lo intenta.

Desde El joven manos de tijera (Edward Scissorhands, 1990) es común y hasta esperado ver a Depp como protagonista en las películas de Tim Burton. En El joven…, Depp encarna a Edward, una especie de “Frankenstein moderno” quien, a la muerte de su creador (interpretado por el ídolo de Burton, Vincent Price) se queda sin la posibilidad de tener manos humanas. Después de esa película, se volvió cliché la participación de Depp en las películas del director de Burbank. Tan sólo veamos en cuáles cintas ha participado: Ed Wood (1994), El jinete sin cabeza (Sleepy Hollow, 1999), Charlie y la fábrica de chocolate (Charlie and the chocolate factory, 2005); El cadáver de la novia (The corpse bride, 2005), Sweeney Todd. El barbero diabólico de la calle Fleet (Sweeney Todd. The demon barber of Fleet Street, 2007) y Alicia en el país de las maravillas (Alice in Wonderland, 2010) en el papel de “El Sombrerero Loco”.

El dúo Burton-Depp funcionó en Sombras tenebrosas, pero tal vez ya sea tiempo de que Burton cambie de “musa” y se atreva a contratar otros talentos, rediseñar su estilo y actualizarse porque ya no es la misma audiencia con la que él empezó su carrera.

 

¿Otra película de vampiros?

Mucho antes de Crepúsculo, el amor por las historias de vampiros ya existía, tan sólo recordemos Nosferatu (F.W. Murnau, 1922), Drácula (Francis Ford Coppola, 1992), Entrevista con el vampiro (Interview with the vampire, Neil Jordan, 1994), Inframundo (Underworld, Len Wiseman, 2003) y Van Helsing (Stephen Sommers, 2004),pero con la saga del vampiro adolescente enamorado se acentúo la afición por esas criaturas fantásticas al punto de transformar totalmente su esencia (¡los vampiros no brillan y no pueden tener hijos porque están muertos!).

En el caso de Sombras tenebrosas, Barnabas mantiene la esencia de un vampiro: vive en total oscuridad porque la luz lo desintegra, se alimenta de sangre, es inmortal y no es cursi. Sin embargo, aunque Barnabas sea un vampiro auténtico y divertido, la fiebre del vampirismo también llegó a ser agobiante. Parece que se ha convertido en moda hacer filmes y series de televisión de vampiros al colmo de llegar al exceso. Probablemente, si esta película hubiera sido estrenada años antes, hubiera sido mejor recibida.

Películas basadas en series televisivas

Tim Burton rara vez escribe guiones originales. Si bien sus historias no son adaptaciones de leyendas (El cadáver de la novia, El jinete sin cabeza), provienen de cuentos o novelas (Charlie y la fábrica de chocolate, El gran pez), de historietas (Batman, Batman comienza) o son remakes (El planeta de los simios, 2001). En esta ocasión, el director californiano se basó en la serie homóloga que estuvo de 1966 a 1971 al aire.

Una de las características más relevantes de Sombras tenebrosas es que está ambientada en los años setenta y por ello, Burton hace alusión a elementos de esa década como a la caricatura de Scooby-Doo, a la música de Los Carpenters, Iggy Pop, The Moody y Alice Cooper (“Es la mujer más fea que he visto en toda mi vida”-Barnabas Collins) e incluso, a películas noventeras de fantasía y comedia como La muerte le sienta bien (Death becomes her, Robert Zemeckis, 1992). Sin embargo, basarse en una serie de televisión no garantiza el éxito en taquilla; lo vimos con Hechizada (Bewitched, Nora Ephron, 2005) y con la segunda entrega de Sexo en la ciudad (Sex and the city 2, Michael Patrick King, 2010).

En Sombras tenebrosas, aunque sus personajes son excéntricos, sarcásticos, inteligentes y ocurrentes, el problema quizá haya sido la adaptación. Sí, el guión otra vez le jugó un mal rato a Tim Burton. En la película, el desarrollo de personajes fue muy amplio (la parte donde Victoria Winters llega a la mansión Collins duró demasiado para el papel que después desempeñaría dentro de la película) y la resolución del conflicto fue muy corta, apresurada y con detalles forzados (es inverosímil la transformación de Carolyn a mujer lobo, estuvo de más). Además ¿cómo Angelique esperaba que Barnabas le correspondiera si ella dejó a su familia en la ruina y lo condenó a vivir como un vampiro para toda su vida? Sin olvidar que lo enterró y que mató a su amada Josette.

Lo anterior hace que Sombras tenebrosas tenga un deselance poco emocionante. Pareciera que la fórmula burtoniana ya no está haciendo el mismo efecto como en los años noventa. Sombras… probablemente no sea la mejor cinta de Burton (hemos visto mejores filmes de él como El joven manos de tijera y El gran pez, por mencionar algunos), pero vale la pena verla para recordar la serie en la que está basada y para disfrutar del humor y estilo de este excéntrico director de cine.

Como saben, todavía queda mucho Burton para el resto del año. Próximamente veremos Abraham Lincoln, cazador de vampiros (Abraham Lincoln, the vampire hunter,  Timur Bekmambetov, 2012) donde Burton fungió como productor y también veremos el remake de su película Frankenweenie, pero esta vez realizada bajo la técnica del stop motion.  Ojalá que con estas dos cintas por estrenarse, ahora sí nos sorprenda.

FICHA TÉCNICA

Título original: Dark shadows. Dirección: Tim Burton País: Estados Unidos Año: 2012.  Interpretación: Johnny Depp (Barnabas Collins), Michelle Pfeiffer (Elizabeth Collins Stoddard), Helena Bonham Carter (Dra. Julia Hoffman), Eva Green (Angelique Bouchard), Chloë Moretz (Carolyn Stoddard), Jackie Earle Haley (Willie Loomis), Jonny Lee Miller (Roger Collins), Gulliver McGrath (David Collins), Bella Heathcote (Victoria Winters), Ray Shirley (Sra. Johnson), Christopher Lee (Clarney). Guion: Seth Grahame-Smith Producción: Christi Dembrowski, Johnny Depp, David Kennedy, Graham King y Richard D. Zanuck Música: Danny Elfman. Fotografía: Bruno Delbonnel. Montaje: Chris Lebenzon. Diseño de producción: Rick Heinrichs. Vestuario: Colleen Atwood. Distribuidora: Warner Bros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s